A. soluciones

Campaña de Trabajos Saludables en cada Edad

Empecemos con la pregunta principal, ¿Cuál es el verdadero problema?

Se espera que en 2030 los trabajadores de 55-64 años de edad representen hasta el 30 % o más de la población activa en muchos países de Europa. La edad de jubilación se está retrasando en numerosos Estados miembros y es probable que muchos trabajadores se enfrenten a una vida laboral más larga. En consecuencia, es necesario realizar esfuerzos para garantizar unas condiciones seguras y saludables a lo largo de toda la vida laboral.

En la estrategia Europa 2020 se identifica el cambio demográfico como uno de los principales retos a los que se enfrenta Europa. Para abordarlo, el marco estratégico en materia de salud y seguridad en el trabajo 2014-2020 de la Unión Europea (UE) establece medidas para promover buenas prácticas y mejorar las condiciones de seguridad y salud en el trabajo de todos los trabajadores.

El envejecimiento de la población activa presenta diversos retos para todos los que intervienen en la gestión de la SST.

  • La prolongación de la vida laboral puede derivar en la prolongación de la exposición a riesgos laborales.
  • Habrá más trabajadores con problemas de salud crónicos y necesidades específicas.
  • Los trabajadores mayores pueden ser más vulnerables a determinados peligros para la seguridad y la salud.
  • El elevado índice de problemas relacionados con el trabajo que se observan en determinados sectores y puestos que implican una pesada carga de trabajo físico y/o mental, trabajo manual u horarios de trabajo atípicos ha de tenerse en cuenta.
  • La importancia de la prevención de la discapacidad, la rehabilitación y la reincorporación al trabajo va en aumento.
  • A escala social, es necesario abordar la discriminación por motivos de edad.

¿Por qué es tan importante?

Hacer frente a los obstáculos para una vida laboral sostenible puede representar ventajas significativas para los trabajadores y las empresas. Si se siguen prácticas adecuadas de gestión de la SST, puede mejorarse la salud de toda la población activa, desde los recién incorporados al mercado laboral hasta los que se jubilan en breve.

Por último, los retos que plantea el cambio demográfico pueden causar problemas a las empresas y organizaciones, escasez de mano de obra general, escasez de mano de obra cualificada y dificultades relacionadas con la productividad y el absentismo. Con todo, si las empresas cumplen sus obligaciones legales y fomentan las prácticas de trabajo saludables, es probable que se reduzca la rotación del personal y se mejore la productividad.

¿Quién debe implicarse?

El elemento clave es que todos -empresarios, directivos y trabajadores- se comprometan a trabajar juntos con el fin de crear un entorno de trabajo seguro y saludable para todo el personal.

Los directivos deberían permitir que los trabajadores planteen problemas y alentarles a encontrar soluciones. Un buen directivo debe inspirar y motivar a los empleados, conocer sus puntos fuertes y débiles, y alentarles a trabajar para la consecución de metas comunes. Es esencial que haya un entorno propicio, en el que la moral sea elevada y los trabajadores jóvenes y mayores de la empresa cooperen y se comuniquen entre sí.

Por su parte, los trabajadores pueden ayudar a identificar problemas y a encontrar y aplicar soluciones compartiendo sus conocimientos del lugar de trabajo con los empresarios y directivos. La consulta a los trabajadores –y, con ella, la creación de un ambiente de confianza y respeto– es un aspecto clave para que la gestión de riesgos tenga éxito.

¿Cómo puede gestionarse?

La prevención de los accidentes relacionados con el trabajo y los problemas de salud a lo largo de la vida laboral es una cuestión clave, dado que la salud de las personas en fases avanzadas de la vida está influida por las condiciones de trabajo en las fases iniciales. Los trabajadores jóvenes de hoy son los trabajadores mayores del mañana.

Es esencial adoptar un enfoque global de la gestión de la SST, en el que se tengan en cuenta todos los factores que pueden influir en la seguridad y la salud. Las políticas de recursos humanos pueden desempeñar un papel importante para garantizar que los riesgos, en especial los psicosociales, se gestionan de manera satisfactoria. La rehabilitación y las políticas para apoyar la reincorporación a la vida laboral después de una enfermedad adquieren también cada vez más importancia en una situación de envejecimiento de la población activa.

Beneficios para las empresas

Si a la aplicación de buenas prácticas de gestión de la seguridad y la salud en el trabajo se añade la protección de los trabajadores y el cumplimiento de las obligaciones jurídicas, los beneficios pueden ser significativos:

  • una plantilla saludable, productiva y motivada, que permita a las empresas y otras organizaciones seguir siendo competitivas e innovadoras;
  • las capacidades valiosas y la experiencia en el trabajo pueden retenerse en una empresa por medio de la transferencia de conocimientos y de una mayor reserva de talento y capacidades;
  • los menores índices de bajas laborales y absentismo reducen los costes de las empresas destinados a incapacidad laboral, y mejoran la productividad;
  • la rotación del personal es menor;
  • un entorno de trabajo que permite a los trabajadores de cualquier edad desarrollar todo su potencial,
  • el bienestar en el trabajo aumenta.

La gestión de la seguridad y la salud en el trabajo en el contexto del envejecimiento de las plantillas no solo mejorará la salud y la vida diaria de cada trabajador. También mejorará la productividad y la rentabilidad de las empresas.

Para más información podéis visitar la página oficial de Trabajos Saludables en Cada Edad, de donde hemos sacado la información de esta noticia.

0 responses on "Campaña de Trabajos Saludables en cada Edad"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014 A. Soluciones | Página desarrolada por Marketing a GranelAviso legal | Política de cookies